Oscar 2018: Guillermo del Toro, ‘Coco’ y México, los grandes ganadores de la noche
“Fui un niño enamorado de las películas, me crié en México y pensé que esto nunca podría pasar. Y pasó”, decía un Guillermo del... Oscar 2018: Guillermo del Toro, ‘Coco’ y México, los grandes ganadores de la noche

“Fui un niño enamorado de las películas, me crié en México y pensé que esto nunca podría pasar. Y pasó”, decía un Guillermo del Toro un poco sorprendido y visiblemente emocionado ante la mucha fortuna de su The Shape of Water en la edición número 90 de los Oscar, animando a los jóvenes cineastas a seguir su pasión: “Tú también puedes hacerlo. Esta puerta está abierta. Dale una patada y entra”.

El cineasta acababa de recoger también el premio a la mejor dirección, con unas palabras en las que había querido reivindicar la importancia del arte y la industria en la que trabaja para intentar borrar fronteras precisamente en un momento en el que el mundo se empeña en hacerlas más profundas. “Soy un inmigrante. Como Alfonso (Cuarón), como Alejandro (González Iñárritu), mis compadres. Como Gael (García Bernal), como Salma (Hayek)”, ha dicho el cineasta. The Shape of Water ha acabado haciéndose con un total de cuatro premios en una noche muy repartida, completamente falta de sorpresas pero donde las previsiones indicaban que sería Three Billboards Outside Ebbing, Missouri el título que se llevaría el máximo galardón de la noche.

Three Billboards ha conseguido finalmente dos Oscars para sus intérpretes Sam Rockwell y Frances McDormand. Ella sin maquillaje, tal y como ha sido habitual en toda esta ceremonia de premios, ha querido reivindicar el papel de las mujeres en Hollywood haciendo que todas las nominadas se levantaran. McDormand ha cerrado su discurso de agradecimiento con dos palabras: “Inclusion rider”, una cláusula de inclusión que los actores pueden incluir en sus contratos para asegurar la paridad y diversidad en la contratación de una película.

La de McDormand no ha sido la única reivindicación política de la noche, en una ceremonia en la que los presentadores Lupita Nyong’o y Kumail Nanjiani se han definido a sí mismos como “dreamers”, en un juego de palabras en el que han explicado que Hollywood está lleno de soñadores y destacando que dan todo su apoyo a los Dreamers.

Tampoco han faltado las muchas misivas feministas a pesar de que Greta Gerwig y su Lady Bird se hayan ido con las manos vacías. Un poco más de fortuna ha tenido el otro título más independiente (o menos esperado) de la ceremonia, Get Out. Su director y escritor, Jordan Peele, acabaría recogiendo el galardón a mejor guión original. “Dejé de escribir esta película 20 veces porque pensé que era imposible. Pensé que no iba a funcionar, que nadie la haría”, ha explicado, añadiendo el mucho agradecimiento que sentía hacia toda la gente que había comprado una entrada para ir a verla.

Ha sido una ceremonia larga, no necesariamente dinámica, cargada de las ya consabidas actuaciones musicales y de muchos segmentos pregrabados que han querido explicar que en Hollywood las cosas están cambiando para conseguir más integración y paridad. Y en la que nos querían dejar muy claro que este año no iba a haber otro momento Moonlight. Todo estaba perfectamente calculado y no se cometerían errores. Tan calculado que apenas ha habido sorpresas. Allison Janney ha recogido su premio por I, Tonya. Gary Oldman el suyo por Darkest Hour. El director de fotografía Roger Deakins ha ganado finalmente por Blade Runner 2049 después de haber estado nominado 14 veces sin haber ganado antes. Dunkirk se ha hecho con un puñado de premios técnicos.

Ha sido el octogenario James Ivory quien ha marcado el momento emotivo de la gala al agradecer su premio al mejor guión adaptado por Call Me By Your Name. “Es una historia familiar para la mayoría de nosotros, seamos heterosexuales o gays o algo a medio camino. Todos hemos sentido el primer amor, espero, y lo hemos superado prácticamente intactos”, ha dicho, además de hacer referencia a su pareja profesional y sentimental Ismail Merchant, fallecido en 2005.

Call Me By Your Name competía también en la categoría de mejor canción, con el título “The Mystery of Love” de Sufjan Stevens. Un galardón que se ha acabado llevando — tal como estaba previsto — el “Remember Me” de Coco.

La película de Pixar también se ha hecho con el premio a mejor filme de animación. “Coco es la prueba de que el arte puede cambiar el mundo”, ha dicho la productora Darla K. Anderson al recoger el Oscar por este título. A lo que el codirector Lee Unkrich ha añadido: “Nuestro mayor agradecimiento es para la gente de México, Coco no existiría sin vuestras tradiciones y cultura infinitamente hermosas. Con Coco intentamos dar un paso hacia adelante hacia un mundo en el que los niños pudieran criarse viendo personajes en el cine que se parecen a ellos y hablan como ellos. La gente marginada tiene que sentir que pertenece a un lugar. La representación importa”. (Fuente: CNET.COM)

Kattia Espinosa