Para el pintor Daniel Lezama Juan Gabriel fue el Frank Sinatra mexicano Para el pintor Daniel Lezama Juan Gabriel fue el Frank Sinatra mexicano
Mónica Lavín lo definió como un extraño fenómeno, por lo menos para mi generación, que logró sintetizar su manera de expresar y de cantar Para el pintor Daniel Lezama Juan Gabriel fue el Frank Sinatra mexicano

CIUDAD DE MÉXICO.– Son varias las generaciones que dejó marcadas Juan Gabriel con sus canciones. El músico, heredero de una tradición de compositores que incluye a Agustín Lara, José Alfredo Jiménez, Armando Manzanero y Cuco Sánchez, llevó a sus letras el sentir de la cultura popular urbana a lo largo de más de cuatro décadas.

A su voz y a sus letras hay que sumar el romanticismo, el gesto, la improvisación, el dolor y la gala. Escritores, artistas e intelectuales hablan de su legado, de la leyenda que no empezó a escribirse ayer con su muerte, sino que hace años había empezado a ser.

 

Elena Poniatowska: “Juan Gabriel fue un compositor muy bueno y muy importante. Yo lo entrevisté en los 80 a través de Carlos Monsiváis. Fuimos a su casa de Toluca, Carlos, uno de mis hijos que le hizo las fotos, y yo. Era un hombre muy cariñoso, muy amable, claro que fue sumamente amable porque iba Monsiváis. Su obra es de un enorme valor, siempre tuvo muchísimo público en sus funciones, yo creo que la gente sí reconoce que se sabe sus canciones. Monsiváis escribió de él porque se dedicó mucho a la cultura popular, decía que le parecía un compositor muy importante, al igual que José Alfredo Jiménez y Armando Manzanero”.

 

Enrique Patrón de Rueda: “Juan Gabriel, con su concierto en el Palacio de Bellas Artes, le abrió la puerta a mucha gente para que conociera lo que era una orquesta sinfónica. Su muerte no lo convierte en una leyenda, él ya lo era desde hace tiempo. Es un tesoro nacional de nuestra cultura y de nuestra música. Nos deja en un momento en el que México necesita de tantas cosas, en un momento muy álgido para el país, con un México desunido. Recuerdo que en ese primer concierto en el Palacio de Bellas Artes siempre se manejó como un artista tremendamente respetuoso del recinto en el que estaba trabajando y de los músicos. Yo estaba más nervioso que el propio Juan Gabriel”.

 

Daniel Lezama: “Hice La gran noche mexicana por la noción que he tenido siempre de que Juan Gabriel fue el MC de México (maestro de ceremonias)… Hay en ese cuadro un recorrido de un niño que está siendo cargado, que va a pasar por las estaciones de la cruz, que son siete, seis mujeres y Juan Gabriel, para llegar al origen, la Madre, que es la Virgen de Guadalupe. La presencia de Juan Gabriel siempre ha sido crucial para mí, es la persona que ha descrito y cantado y representado el alma de México. ¡Qué maravillosa muerte! Fácil, rápida, en la plenitud de sus facultades todavía; no dando lástima de ninguna manera, después de un concierto brillante. Es la mejor muerte posible para un genio como él. No hay nadie como él en el mundo, es un showman, tal vez sólo Bruce Springsteen en Estados Unidos, o, a nivel mundial, Frank Sinatra”.

 

Mónica Lavín: “Yo no sé hablar desde la crítica, pero sí sé que Juan Gabriel es como un extraño fenómeno, por lo menos para mi generación, que logró sintetizar su manera de expresar y de cantar. Mi generación está marcada por Juan Gabriel, quien representa el aquí y el hoy, y el hoy es lo que más trabajo nos cuesta mirar. Juan Gabriel retoma esa emoción en crudo, como de cable pelado pero con una fuerza poética”. (FUENTE: EL UNIVERSAL)

Redacción Con Acento