Encuentran material orgánico extraterrestre en meteorito que cayó en EU Encuentran material orgánico extraterrestre en meteorito que cayó en EU
En la noche del 16 de enero de 2018, un meteoro de bola de fuego cruzó el cielo sobre el Medio Oeste de Estados... Encuentran material orgánico extraterrestre en meteorito que cayó en EU
En la noche del 16 de enero de 2018, un meteoro de bola de fuego cruzó el cielo sobre el Medio Oeste de Estados Unidos y Ontario antes de aterrizar en un lago congelado en Michigan. Los científicos utilizaron un radar meteorológico para encontrar dónde aterrizaron los fragmentos y los cazadores de meteoritos pudieron recogerlos rápidamente, antes de que su composición química cambiara por la exposición al agua líquida.
Los investigadores encontraron que contiene compuestos orgánicos extraterrestres sin contaminar que podrían informar sobre los orígenes de la vida en la Tierra.
Como muestran en un nuevo artículo en la revista Meteoritics & Planetary Science, eso les dio a los científicos una idea de cómo son las rocas espaciales cuando todavía están en el espacio exterior, incluida una mirada a compuestos orgánicos prístinos que podrían informarnos sobre los orígenes de la vida.

“Este meteorito es especial porque cayó sobre un lago congelado y se recuperó rápidamente. Se mantenía sin contaminar y pudimos ver que los minerales no estaban muy alterados y luego descubrimos que contenía un rico inventario de compuestos orgánicos extraterrestres”, explica Philipp Heck, conservador del Field Museum, profesor asociado de la Universidad de Chicago y autor principal del nuevo artículo.

“Este tipo de compuestos orgánicos probablemente fueron entregados a la Tierra primitiva por meteoritos y podrían haber contribuido a los ingredientes de la vida”, añade.

Los meteoritos son rocas espaciales que han caído a la Tierra. Cuando cosas como los asteroides chocan en el espacio exterior, los fragmentos pueden desprenderse. Estos trozos de roca, llamados meteoroides, continúan flotando por el espacio y, a veces, sus nuevos caminos chocan con lunas o planetas.

Cuando un meteoroide atraviesa la atmósfera de la Tierra y podemos verlo como una bola de fuego o una estrella fugaz, se llama meteorito. Si las partes de ese meteoro sobreviven al viaje a través de la atmósfera, las partes que realmente aterrizan en la Tierra se llaman meteoritos. Cuando la bola de fuego llegó a Michigan, los científicos utilizaron el radar meteorológico de la NASA para rastrear dónde fueron las piezas.

“El radar meteorológico está destinado a detectar granizo y lluvia”, explica Heck. “Estos trozos de meteorito cayeron en ese rango de tamaño, por lo que el radar meteorológico ayudó a mostrar la posición y la velocidad del meteorito. Eso significó que pudimos encontrarlo muy rápidamente”.

Menos de dos días después de su aterrizaje, el cazador de meteoritos Robert Ward encontró el primer fragmento en la superficie helada de Strawberry Lake, cerca de Hamburgo, en Michigan. Ward trabajó con Terry Boudreaux para donar el meteorito al Field Museum, donde Heck y Jennika Greer, una estudiante de posgrado en el Field y la Universidad de Chicago y uno de los autores del artículo, comenzaron a estudiarlo.

“Cuando el meteorito llegó al Field Museum, pasé todo el fin de semana analizándolo, porque estaba muy emocionado de saber qué tipo de meteorito era y qué había en él. Con cada meteorito que cae, existe la posibilidad de que haya algo completamente nuevo y totalmente inesperado”, recuerda Greer.

Los investigadores determinaron rápidamente que el meteorito era una condrita H4: solo el 4 por ciento de todos los meteoritos que caen a la Tierra en estos días son de este tipo. Pero lo que verdaderamente hace que el meteorito de Hamburgo sea excepcional es la rapidez con que se recogió y lo bien analizado que está.

“Este meteorito muestra una gran diversidad de materia orgánica, ya que si alguien estuviera interesado en estudiar la materia orgánica, este no es normalmente el tipo de meteorito que pediría mirar. Pero debido a que había tanta emoción a su alrededor, todos querían aplicar su propia técnica, por lo que tenemos un conjunto de datos inusualmente completo para un solo meteorito”, destaca Greer.

La vida en la Tierra pudo llegar en un meteorito

Los científicos no están seguros de cómo llegaron aquí los compuestos orgánicos (que contienen carbono) responsables de la vida en la Tierra, pero una teoría es que llegaron en meteoritos. Eso no significa que los meteoritos mismos contengan vida extraterrestre sino más bien que algunos de los compuestos orgánicos que ayudan a formar la vida podrían haberse formado primero en un asteroide que luego cayó a la Tierra

“A los científicos que estudian los meteoritos y el espacio a veces se les pregunta si alguna vez ven signos de vida. Y yo siempre respondo que sí, todos los meteoritos están llenos de vida, pero tan pronto como aterriza se cubre con microbios y vida de la Tierra. Tenemos meteoritos con líquenes creciendo en ellos. Así que el hecho de que este meteorito se haya recogido tan rápido después de su caída, y que haya aterrizado en el hielo en lugar de en algo contaminado, ayudó a mantenerlo más limpio”.

Fuente: DPA

Redacción Con Acento MC