Las personas con tatuajes a la vista son más impulsivas, sostiene un estudio Las personas con tatuajes a la vista son más impulsivas, sostiene un estudio
Un grupo de economistas ocupacionales realizó un estudio que sugiere que las personas que tienen tatuajes visibles son más impulsivas y rápidas en la... Las personas con tatuajes a la vista son más impulsivas, sostiene un estudio
Un grupo de economistas ocupacionales realizó un estudio que sugiere que las personas que tienen tatuajes visibles son más impulsivas y rápidas en la toma de decisiones, en comparación con aquellas que no tienen ningún tatuaje.
 
El estudio, realizado en Canadá y publicado en la revista Comportamiento Económico y Organización, fue diseñado para examinar posibles diferencias en los procesos de pensamiento individual entre las personas con y sin tatuajes.
Imagen ilustrativa
La investigación abarcó a más de 1.000 personas, de las cuales 781 no tenían tatuajes y 255 tenían al menos uno. De estos últimos, 68 se habían tatuado en lugares visibles incluso al estar completamente vestidos.
 
A los participantes se les presentó un test, usado para evaluar la capacidad de planificación a largo plazo. Allí los investigadores incluyeron un apartado monetario, donde los participantes debían escoger entre una mayor cantidad de pago o menor tiempo de espera para cobrar. En resumidas cuentas, les dieron dos opciones: la primera les haría ganar un dólar tras 18 horas de espera, y la segunda ofrecía una mayor suma, que aumentaba de 1,05 a 2,5 dólares a lo largo de tres semanas.
 
El estudio revelo que los participantes sin tatuajes eligieron la opción más lucrativa, mientras que la mayor parte de las personas con tatuajes visibles no se tomaron mucho tiempo en tomar las decisiones y prefirieron la opción con menor tiempo de espera.
 
Los analistas también pudieron observar que las personas visiblemente tatuadas respondían las preguntas de lógica simple de una manera impulsiva.
 
El objetivo del estudio fue comprender la popularidad de los tatuajes y qué es lo que lleva a algunas personas a marcar su piel de manera permanente. Bradley Ruffle, coautor del estudio, comentó a The Times que para él, como economista y desde una perspectiva económica, la decisión de hacerse tatuajes resulta “desconcertante”. Sin embargo, también señaló que los rasgos identificados en las personas visiblemente tatuadas no siempre son negativos y que serían muy útiles en situaciones donde se necesite tomar decisiones de manera rápida, como al jugar baloncesto.
Fuente: Agencias

Redacción Con Acento MC