Diputados "pitufos" señalaron que ésa requiere de una reingeniería en su esquema de trabajo y más presupuesto

Diputados del Partido Acción Nacional reconocieron que la Comisión de Derechos Humanos de Yucatán (Codhey) requiere de una reingeniería en su esquema de trabajo, pero para ello también es necesario el apoyo contar con el marco jurídico y el apoyo presupuestal que el Poder Legislativo le puede proporcionar.

En visita en horas de la tarde a las oficinas de ese organismo en la colonia Alemán, los legisladores panistas reiteraron que el motivo de la visita es armonizar las relaciones entre la Codhey y el PAN, la cual se vio deteriorada ante la nula respuesta y demanda de acción que ha solicitado Acción Nacional en los años del anterior ombudsman.

De entrada, el nuevo directivo del organismo, José Enrique Goff Ailloud, refrendó su política de puertas abiertas para todos y de manera cordial se reunió con los diputados Edgardo Medina Rodríguez, coordinador de la fracción panista; Judith Malta Monforte, Adriana Martín Sauma, José Giovani Canto Gómez y Francisco Javier Chimal Kuk.

Durante la plática, los legisladores recordaron su función de exigir resultados a la Codhey y sociabilizar más los servicios que presta, a fin de que todo ciudadano sepa que tiene una institución cercana, confiable y eficiente.

Al respecto, Goff Ailloud se manifestó consciente, pero también con mucho entusiasmo para que el organismo alcance ese objetivo, además de ganarse el respeto de las instituciones oficiales y entidades con las que haya relación o vínculo.

“También es necesario que el Poder Legislativo implemente un marco jurídico más amplio y preciso al radio de acción de la Codhey, pues hay lagunas por las que el organismo se ve imposibilitado de actuar, como por ejemplo los albergues que no tienen una entidad oficial que los regule, supervise o vigile y por tanto, tampoco Derechos Humanos puede “entrar”.

Agregó que el presupuesto que ha ejercido la Comisión se ha rezagado en los últimos años para invertir en tareas de difusión y operación, además de que las oficinas del organismo ya no tienen el espacio para el personal con que cuenta, no son funcionales y ni qué decir si se pretende un crecimiento.

Medina Rodríguez reconoció que no queda tiempo para trabajar en las leyes que apremian en el tema de derechos humanos, pero sí se puede avanzar para dejarles tarea a los diputados que integrarán la LXI Legislatura.

“Nuestro trabajo no acaba al terminar el período de sesiones en el Congreso, aún hay temasmuy sensibles en la sociedad  que requieren dedicación y los derechos humanos es uno de ellos, por eso venimos para conocer cuál es la realidad de la Codhey y qué podemos hacer en el PAN para ayudar”, recalcó.

Durante la reunión tanto diputados como el directivo intercambiaron preguntas concernientes al tema de los derechos humanos y al final coincidieron en que este tipo de reuniones resultan muy enriquecedoras para ambas partes, por lo que se comprometieron a mantener esta relación, incluso, con los diputados de la siguiente legislatura.

Redacción Con Acento